Ritidoplastia lifting facial rejuvenecimiento facial

La ritidoplastia es el procedimiento quirúrgico que consiste en realizar un estiramiento o “lifting” de los tercios medio e inferior de la cara, elevando los tejidos blandos flácidos y caídos (piel, grasa, SMAS, músculos) y llevándolos a una posición más alta, disminuyendo además la rigidez o arrugas.

Está indicada en pacientes que por predisposición genética, familiar, racial, o por la exposición solar o la edad, tienen cambios en su aspecto que los hace ver de mayor edad, con flacidez y caída de los tejidos de la cara, además de la acentuación de las arrugas y surcos. No hay edad para realizarla y puede ser incluso desde los cuarenta años en adelante.

La ritidoplastia se puede realizar a través de diferentes técnicas, en las que se hacen incisiones por delante y por detrás de la oreja, o solo por delante, incluso endoscópica, soltando los tejidos según la necesidad, fraccionando y elevando los tejidos caídos con puntos de fijación, y resecando la piel sobrante, mejorando además parcialmente las arrugas y los surcos. Generalmente se combina con cirugía del cuello, de los párpados y/o de la frente.

Este procedimiento tiene una duración aproximada de tres a cinco horas, según la técnica.

Anestesia

Se realiza bajo anestesia general en la mayoría de los casos, y algunas veces con local controlada. Es de carácter ambulatorio en la mayoría de los casos a no ser que existan.