Liposucción (lipoescultura)

Liposucción (lipoescultura)

Este procedimiento, que se conoce también como liposucción, se recomienda para pacientes con excesos grasos localizados pero no obesos, ni con descolgamiento o flacidez de la piel, pues la lipoescultura busca la reducción de la grasa con posterior contracción de la piel que se adapta al nuevo contorno corporal, de lo contrario quedara la piel delgada pero descolgada.

Los sitios más frecuentes de liposucción son el abdomen, la cintura, la espalda, los muslos en su cara interna y externa (conejos o pistolas), rodillas, brazos, cuello (papada), axilas, etc. Este procedimiento se puede combinar con la lipoinyección o injerto graso, que rellena con grasa los sitios deprimidos o con poco realce como glúteos, depresiones laterales de la nalga, labios, surcos faciales, frente, etc.

Anestesia:

Se recomienda anestesia general o peridural (columna) en los casos grandes y la local asistida en casos localizados.

Procedimiento:

A través de pequeñas incisiones, se procede a infiltrar los tejidos grasos con una solución especial que ayuda a aflojar la grasa y evitar sangrado para poder hacer liposucciones amplias con mínimas complicaciones y evitar transfusiones sanguíneas, luego con la ayuda de cánulas especiales se realiza la extracción de la grasa superficial y profunda del área en cuestión, hasta obtener el contorno deseado; para luego suturar las heridas que son de menos de 1 cm en sitios escondidos.

Luego se coloca faja por 1 a 2 meses y a la semana se retiran suturas y se inicia fisioterapia, básica para un buen resultado. Se formulan antibióticos y analgésicos, se maneja de forma ambulatoria. La duración del procedimiento oscila de 2 a 4 horas aproximadamente.